domingo, 30 de octubre de 2011

Corazón estrujado


Un día un maestro que vio a un niño dando excusas después de una explosión de ira, lo llevó a la clase y, entregándole una hoja de papel, le dijo:
- “¡Estrújalo!”
Asombrado obedeció e hizo una bola...
- “Ahora déjalo como estaba antes”
Por supuesto que no pudo dejarlo como estaba... por más que lo intentó, el papel quedó lleno de pliegues y arrugas.
- “El corazón de las personas”, dijo, “es como ese papel… la impresión que en ellos dejas será tan difícil de borrar como esas arrugas y esos pliegues. Aunque intentes enmendar el error, ya estará marcado”.



El maestro se admiraría: tengo la impresión de que hay por ahí personas con un corazón de seda, en las que basta un simple toque de plancha tibia para borrar sus arrugas. En las que parece que las riñas y los desaires no hagan mella. ¡Qué suerte! ¿Es real? ¿Es innato? ¿Depende de su educación emocional?

O quizás sí que todos los corazones son de papel, en sus diferentes variedades: papel de lija, papel de estraza, papel de carta, papel celofán, papel pinocho, papel vegetal, papel de seda…

¿No será que en el fondo hay personas que luego ponen mucho cuidado en la calidad del planchado?

3 comentarios:

el paseante dijo...

Creo que no todo el mundo tiene la capacidad de arrugarnos el corazón. Y las pocas personas que disponen de esa capacidad llevan siempre a mano una plancha, en el bolso o en la mochila, porque nos quieren. El resto de individuos que desean amargarnos la vida no importa. Son spam.

Pais secret dijo...

A vegades penso que tinc el cor de licra, per més canya que em fotin, em desarrugo amb el temps. La memòria selectiva m´ajuda molt.

Altres me´l sento com una tela de lli, d´aquelles que arrugades tampoc queden tan malament.

Potser sí en té la culpa el vapor de la planxa.

commuter dijo...

Eres un filósofo, paseante. Pero... qué hacemos con las personas que son un desastre con la plancha?


No havia contemplat la possibilitat de la licra, País! Crec que és el millor material en qüestió de cors!

Petonets a tots dos.