sábado, 30 de julio de 2011

Vestida de nit


Un gesto tan banal como hurgar en el facebook acabó dándome una bofetada vital. La confusión inicial dio paso a la incredulidad ante lo que parecía ser la muerte de un amigo, que acabó confirmándose a medida que trataba de descifrar los escritos que otros amigos iban dejando en su muro en una lengua que no es la mía.

Alguien que conocí en un curso apenas un año atrás. Alguien que me cautivó con su mirada limpia y su sonrisa abierta, a mí, que soy tan difícil de cautivar. Un alma sensible, plasmada en su pasión por la música y los caballos (¿que modo mejor para manifestarse un alma sensible?).

Su inmensa lista de amigos ha disminuido estos días, y supongo que seguirá haciéndolo. ¿Es tan fácil deshacerse del recuerdo de alguien? ¿Sacándolo sencillamente de una lista de ‘amigos’? Se me antoja un acto frío y cerebral. Me niego a hacerlo, sería como deshonrar su recuerdo.

Durante muchos años fui reacia a abrir una cuenta en FB, pero finalmente claudiqué ante la solicitud de un amigo. Nuestro contacto se diluía y pensé que sería una forma de seguir sabiendo el uno del otro. Gracias a eso mantengo el contacto con gente que de otro modo se hubiese perdido. Gracias a eso he podido compartir mi tristeza con la de otros amigos y familiares. Gracias a eso la pena se ha diluido y el recuerdo se ha avivado. Y gracias a eso he constatado que, efectivamente, era alguien muy especial.

Y que no importa el tiempo que haga que conoces a una persona, sino la intensidad del momento. Y que creemos que por ley nos toca llegar a viejos, o a mañana, y no sabemos vivir cada segundo como si fuera el último. Y cuántas cosas se nos quedan por hacer o por decir. Y que la vida siempre se lleva a los buenos…


(He habilitado la opción para que mis amigos puedan publicar en mi muro).
  




Hoy me visto de noche por ti, que me descubriste esta voz. Até já… um beijinho!

4 comentarios:

Pais secret dijo...

Hola, no puc llegir el capçal de post, el vídeo me´l tapa.

La Sílvia enamora qui l´escolta, en dono fe. No hi ha setmana que no trobi un blog que l´hagi descobert i no en parli.

Recuperar amics i conservar-los és enriquidor, sigui via FB o com sigui. És com recuperar-se una mica un mateix, encara que soni egoista, que en realitat no ho és, perquè els dos us en beneficieu.

Jo "encara" no tinc FB...no sé si hi cauré ;-)

el paseante dijo...

Tens raó que no és qüestió del temps que fa que coneixes algú. A vegades et resulta més propera una persona que acabes de descobrir, que aquell amic de tota la vida.

Em sap greu la mort d'aquest home que estimava els cavalls i la música. I és trist que la gent el vagi eliminant de la seva llista d'amics. La mort sempre ens fa por, sempre la volem lluny de nosaltres. I més ara que som a l'estiu i sembla que no toca estar trist.

Segur que sempre que escoltis la Sílvia Pérez te'n recordaràs. Un petonet, Commuter.

PD: Jo veig el teu post perfectament. Ho dic pel comentari de la País.

Pais secret dijo...

Doncs sí, el you tube em tapava gairebé la meitat del post i no em deixava gaire clar del que anava. El que sí em va quedar clar és que parlava d´amistat, per això deia que és important conservar-les.
Em sap greu, Commuter. Ara queda allò que diem sempre, conservar els moments viscuts, guardar aquell somriure i la mirada neta i tenir-li un record sentit com aquest.
Si et va descobrir la veu de la Sílvia és una mostra més de sensiblilitat.Aquest vídeo és entranyable, i més sabent que el pare d´ella,que toca la guitarra va morir uns mesos després.

Una abraçada.

commuter dijo...

Al final vaig tornar a editar el post perquè no donés problemes (imagino que coses del navegador).

Paseante, és cert, sempre recordaré aquella mirada i aquell somriure quan escolti la Sílvia.

I si, País, vaig veure pels comentaris del Youtube que el Càstor va morir poc després. Això fa que aquesta havanera tingui encara més sentit.

Gràcies a tots dos, guapus!